Biografía Dr. Manuel Sadosky

¿Quién fue Manuel Sadosky?

Manuel Sadosky fue un matemático argentino considerado por muchos como el padre de la computación en nuestro país.

Hijo de un matrimonio de inmigrantes rusos llegados al país en 1905, nació en Buenos Aires el 13 de abril de 1914. Cursó los estudios primarios y secundarios en la Escuela Normal Mariano Acosta e ingresó en 1932 a la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

En 1940 se graduó como Doctor en Ciencias Físico-Matemáticas de la UBA con una tesis en Matemática aplicada y enseguida comenzó a ejercer la docencia en esa Universidad y en la de La Plata.

Con una beca del gobierno francés se trasladó a Europa, donde vivió junto a su familia entre 1946 y 1948, estadía durante la cual también ejerció un cargo de investigador en Italia. Es durante este período que fue testigo del surgimiento de las primeras computadoras y pudo vislumbrar sus enormes posibilidades.

En 1949 regresó a Buenos Aires, donde ejerció como docente en la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y en el Instituto Radiotécnico.

Más tarde, marginado de la UBA por razones políticas, se dedicó a trabajar en la traducción y publicación de libros científicos. En 1952 vio la luz “Cálculo Numérico y Gráfico”, el primer texto en castellano de su tipo y en 1956 le llegó el turno a “Cálculo Diferencial e Integral”, en colaboración con la Dra. Rebeca Guber.

Desde 1955 volvió a ejercer la docencia en la Universidad de Buenos Aires, primero en la Facultad de Ingeniería y luego en la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales (FCEN), de la que fue Vicedecano entre 1959 y 1966.

Por su iniciativa, las autoridades de la FCEN -encabezadas por el decano Rolando García, constituyeron, en 1957, el Instituto de Cálculo, que pocos años más tarde sería dotado de una computadora. En 1961, gracias a un subsidio del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (el actual CONICET) y al apoyo fundamental de figuras de la talla de Eduardo Braun Menéndez y Rolando García, logró que se pusiera en marcha Clementina, la primera computadora científica del país y la primera en una universidad en Sudamérica.

Entre 1961 y 1966 dirigió el Instituto de Cálculo, en el que con Clementina se realizaron proyectos de vanguardia que aunaron la investigación y la resolución de problemas complejos de organismos y empresas públicas y privadas.

Para comenzar a formar profesionales en ese campo, Manuel Sadosky creó, en esa misma Facultad, la carrera de Computador Científico, erigiéndose la primera de su tipo en la región.

En julio de 1966 debió abandonar nuevamente las aulas tras la Noche de los Bastones Largos.

Fue figura clave en la creación del Instituto de Cálculo de Montevideo, en la Universidad de la República, que años más tarde lo nombraría Doctor Honoris Causa.

Junto con Rebeca Guber, Juan Chamero y David Jacovkis creó la consultora Asesores Científico Técnicos, que reunió a muchos de los investigadores del Instituto de Cálculo y se erigió como la primera empresa especializada en desarrollo de software del país.

Habiendo sufrido amenazas por parte de la Triple A (Alianza Anticomunista Argentina), la última dictadura militar lo encontró en el exilio. Entre 1974 y 1979 trabajó sobre problemas de matemática aplicada en el Instituto Cendes de la Universidad Central de Venezuela, trasladándose luego a Barcelona, España, donde colaboró con el Museo de Ciencias de esa ciudad.

Regresó al país en 1983 y fue designado Secretario de Ciencia y Técnica del gobierno democrático encabezado por Raúl Alfonsín (1983 – 1989). En ese período se afianzó la cooperación internacional promoviendo, entre otras acciones, programas de  investigación en informática avanzada en colaboración con la República Federativa de Brasil.

Fue también en esta época que se creó la Escuela Superior Latinoamericana de Informática (ESLAI), con impulso fundamental de Manuel Sadosky. Se trató de una institución de excelencia que emuló lineamientos del Instituto Balseiro. Con prestigiosos docentes de varios países, recibió a estudiantes de distintos países de latinoamérica, adquiriendo una enorme relevancia a pesar del poco tiempo que sobrevivió: abierta en 1986, se cerró en 1990 luego de ser desfinanciada durante el gobierno de Carlos Menem.

En 1985, fue designado Profesor Emérito de la Universidad de Buenos Aires, a la que siguió vinculado participando de diferentes comisiones y organizaciones.

Falleció el 18 de junio de 2005

Desde la Fundación Sadosky se realizaron diferentes acciones tendientes a hacer conocer su figura y mantener vivos sus ideales, buscando posicionar a la ciencia y la tecnología como motores fundamentales del desarrollo y crecimiento de la Nación.

2011

En el año 2011 la Fundación Sadosky editó el libro “Sadosky por Sadosky”, que contó con una entrevista en profundidad realizada -y cedida a estos fines- por Laura Rozenberg y una selección de sus trabajos sobre ciencia, tecnología, desarrollo y dependencia, publicados por primera vez. El libro contó con dos tiradas y una segunda edición revisada. “A través de estas conversaciones con manuel Sadosky y de los artículos de su autoría, podemos reconstruir y revivir algunos momentos clave de nuestra historia como país. No siempre uno tiene la posibilidad de acceder al pensamiento vivo de aquellos que contribuyeron a gestar el sistema científico tecnológico nacional”, sostiene Lino Barañao en el prólogo a esta edición.

2014

Raúl Carnota y Carlos Borches fueron nuevamente compiladores, esta vez del libro: “Manuel Sadosky, el sabio de la tribu”. Este nuevo ejemplar, editado con motivo del centenario del nacimiento del homenajeado, cuenta con un estudio de Pablo Jacovkis que enlaza las circunstancias de la vida de Sadosky con la compleja historia de la Argentina del siglo XX y con textos de decenas de personas que lo conocieron en vida.

Manuel Sadosky fue un verdadero gigante de la ciencia, capaz de enfrentar molinos de adversidad con pasta de soñador, pero también astucia, constancia, firmeza, humor, paciencia y dulzura. Protagonista indiscutido de la historia nacional del siglo XX, maestro, investigador y funcionario, advirtió con una claridad envidiable cuáles eran los caminos que nos llevarían hacia el futuro”, sostuvo Nora Bar en el prólogo a este texto.

La Fundación Sadosky compró ejemplares de este libro para distribuir de manera gratuita en escuelas, universidades, grupos de investigación y otros interesados en conocer más sobre el rol fundamental que ocupó Sadosky en el campo de la ciencia y la tecnología.

2015

Durante 2015 se editaron 17 videos a partir de entrevistas realizadas a Manuel Sadosky en diferentes épocas de su vida, por distintos medios y distintos profesionales, con el objetivo de difundir sus ideas en “primera persona”.

El sitio oficial de la Fundación cuenta con un resumen de la biografía de su inspirador, información que también ha sido distribuida en formato díptico impreso en distintos eventos.