Novedades

6 noviembre, 2014

Terminó el curso de Program.Ar para los chicos de la Fundación Pupi

Terminó el curso de Program.Ar para los chicos de la Fundación Pupi

Durante el año y en el marco de las actividades que se llevan adelante desde la iniciativa Program.AR tendientes a acercar a niños y jóvenes al mundo de la programación, un equipo de la Fundación Sadosky llevó adelante un taller para los chicos de la Fundación Pupi.
“Desde el primer día nos entusiasmó el nivel de captación y de compromiso de los chicos de la Fundación, que pudieron resolver una gran cantidad de ejercicios, tanto que nos obligaron a sumarles más”, comentó Federico Sawady, uno de los profesores.

El curso tiene por objetivo enseñar a los chicos los primeros pasos para programar. Lo hacen a través de juegos diseñados especialmente, con distintos niveles de dificultad, de manera que los chicos aprendan a encadenar e incorporar acciones y paulatinamente realizar abstracciones. Unos de los juegos utilizados para estos fines es el Lightbot, un robot al cual hay hacer desplazar por distintos caminos, con órdenes precisas, para cumplir su objetivo de encender las luces.

“Aprenden a manejar un poco más la frustración, a destrabarse más rápido, enseguida se dan cuenta que pueden seguir con la resolución”, comentó Sawady sobre este ejercicio en particular, pero haciendo alusión al curso en general.

“El curso tiene autoevaluación, algo que no es normal, también tiene mucho de detenerse a pensar, a planificar antes de seguir, no sólo actuar”, explicó Sawady, quien luego agregó: “Trabajaron con una forma de aprender que es a través de las ideas, sin anotaciones, no tenían un lugar al cual recurrir para resolver, sólo tenían su cabeza, y lo hicieron”.

Sobre el desempeño de los chicos, los profesionales observaron que “aprendieron de inmediato a seguir consignas, ya sobre el final casi no hacían preguntas, comprendieron cómo empezar ellos mismos”, para agregar, a modo de anécdota contó que “incluso, una vez, uno de los chicos nos corrigió a nosotros, nos dio una mejor opción para un ejercicio, eso fue impresionante”.

Además de Federico Sawady, el equipo de docentes y colaboradores que llevó adelante este curso durante el año se completa con Pablo Factorovich, Damián Lattenero y Agustina Herrera. Ellos, en conjunto con otros profesionales, pudieron ajustar los conceptos y propuestas del cuadernillo que habían armado previamente como guía para el dictado de este curso. El análisis de esta experiencia también resulta de utilidad para la capacitación de otros docentes.