Novedades

17 agosto, 2022

Grupos de investigación y empresas de todo el país intercambiaron experiencias y conocimiento en una jornada enriquecedora para ambos sectores

Grupos de investigación y empresas de todo el país intercambiaron experiencias y conocimiento en una jornada enriquecedora para ambos sectores

Tuvo lugar ayer en el Centro Cultural de las Ciencias y fue una oportunidad para conocer a quiénes están al frente de las propuestas de desarrollo elegidas por la convocatoria “Soluciones Innovadoras para Desafíos de Software”, conversar y compartir procesos y trayectorias.

El evento, que tuvo lugar ayer en el Centro Cultural de la Ciencia y llevó adelante el director ejecutivo de la Fundación Sadosky, Fernando Schapachnik, contó con la presencia de referentes de la Fundación, autoridades nacionales, empresarios, empresarias, equipos de investigadores e investigadoras de todo el país. Durante la jornada se presentaron los 16 proyectos de vinculación seleccionados por la convocatoria conjunta con el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación, “Soluciones Innovadoras para Desafíos de Software”, iniciativa que financiará el desarrollo de proyectos en áreas estratégicas del país como salud, industria satelital, transición energética, bioeconomía y productividad en empresas de Software y Servicios Informáticos (SSI).

Estuvieron presentes la directora del CONICET, Ana María Franchi; el presidente de la Cámara Argentina de la Industria del Software (CESSI), Sergio Candelo; el presidente de la Cámara de Informática y Comunicaciones de la República Argentina (CICOMRA), Noberto Capellán y referentes del área de Vinculación Tecnológica de la Fundación.

Schapachnik aprovechó la oportunidad de agradecer especialmente al ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación, Daniel Filmus, quien junto a su equipo de trabajo posibilitaron la convocatoria.

“Tenemos un sector de software y servicios informáticos con mucha capacidad innovadora y las empresas requieren de la colaboración del sistema nacional de innovación, del sistema de Ciencia y Tecnología, del CONICET, de los Institutos de investigación y las universidades para empujar un poco las fronteras del conocimiento. Por eso, la convocatoria fue una invitación a las empresas a presentar un desafío. El equipo de vinculación seleccionó a los grupos de investigación que fueron presentados a las empresas y se armaron las parejas que se fueron perfeccionando”, expresó Schapachnik antes de moderar frente al escenario del auditorio la conversación principal.
Luego, Victoria Nagel y Leandro Batle, de La Fundación, destacaron las particularidades de cada una de las propuestas elegidas, divididas en cuatro grupos o áreas de conocimiento.

“Esta última pandemia nos dejó una lección, y es que la digitalización de la praxis en salud es muy conveniente”, anunció Batle al principio de la presentación de los 4 proyectos de Salud: “Modelos avanzados de volumetría de cerebro mediante algoritmos de Deep Learning”; “Desarrollo de software de análisis cuantitativo de 18F-FDG PET para el soporte diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer en una cohorte de pacientes latinoamericanos”; “Inteligencia Artificial para predicción de riesgo cardiovascular. Estrategia innovadora para detección temprana y monitoreo de riesgo cardiovascular” y “Plataforma de Telemonitoreo – Monitoreo remoto de pacientes crónicos”.

Tecnología aplicada a los procesos de aprendizaje e inclusión social, propuestas que como explicó Nagel, “humanizan, nos acercan y mejoran los procesos de aprendizaje. Que también posibilitan la inclusión social de algunos grupos” fue el segundo grupo de propuestas: “Let’s see… Let’s talk: Plataforma de Realidad Mixta de apoyo a la inclusión social para el autismo”; “Análisis y clasificación de errores, preguntas y respuestas en espacios virtuales de formación profesional sobre desarrollo de software”; “Sistemas de comunicación alternativa y aumentativa para personas con diversas patologías de comunicación y movilidad” y “Simulador de entrenamiento práctico y remoto en el manejo integral de la vía aérea para personal de salud, basado en realidad virtual”.
Le siguió la aplicación de la informática a la energía y seguridad: “Desarrollo de metodologías de verificación para componentes de software de sistemas relevantes para la seguridad”; “Sistema inteligente de medición de nivel y control de velocidad de bombeo para pozos petrolíferos”; “Integrar Energía, para potenciar la generación distribuida y renovable”y “Analytical PIGs – modelo computacional de anomalías y defectos en tuberías de gas”
La última ronda de proyectos se focalizó en Pymes que buscan mejorar su productividad y competitividad a nivel internacional a través de la complejidad tecnológica: “Herramientas bioinformáticas para el desarrollo del Cannabis medicinal”; “Plataforma de soporte integral a la planificación, programación de producción, visualización de avance de OTs y KPIs para empresa de envases soplados, con material reciclado”; Diseño e implementación de una plataforma robótica autónoma para eliminar microorganismos de cultivos de frutillas utilizando luz ultravioleta”y “Reconocimiento automático de patrones urbanos para simulaciones sociales masivas a fin de evaluación de implementación de políticas públicas”.

Articulación y crecimiento

Los responsables de Holy Data S.A.S, un caso exitoso de la cooperación entre la industria y el sistema científico-tecnológico, Sebastián Giacossa y Cristian Mateus, del Instituto Superior de Ingeniería del Software, ISISTAN CONICET, compartieron las posibilidades de crear un modelo de estimación de condición corporal y peso de ganado vacuno a través de la incorporación de tecnología 3 D. Hasta ahora implementaron la tecnología en un campo de la provincia de Córdoba pero las potencialidades de su propuesta son enormes. “El trabajo conjunto es una de las cosas más importantes de esta vinculación. No es que la empresa solicita algo y el investigador lo realiza y se lo devuelve como un enlatado. Hay todo un proceso de trabajo juntos, de transferencia de conocimiento”, remarcó Ciacossa. “Este tipo de proyectos nos permiten salir del laboratorio y aplicar lo que desarrollamos a problemas reales, en este caso del sector agropecuario. Es una motivación importante para nuestros becarios, asistentes”, aportó Mateus.

Ana María Franchi puntualizó en la necesidad de que “haya más personas dedicadas a la Ciencia y a la tecnología; fundamentalmente, mujeres, que hay muy pocas”. Y agregó: Ver proyectos multidisciplinarios y el impacto que estos tienen en la industria en general “inspira y hace que otras empresas lleguen”.

Candelo dio cuenta del crecimiento de la matrícula de estudiantes de carreras informáticas y de la importancia de generar empleo para todas las personas que se están volcando al sector. En ese sentido precisó: “La tecnología está teniendo un crecimiento increíble. En nuestro sector en particular teníamos 20 mil empleos y exportábamos 20 millones de dólares. Hoy tenemos el objetivo de al 2031 tener 5% del PBI y 400 mil nuevos empleos”. “Saber y entender qué servicios se necesitan en todas las industrias” es clave.

La charla concluyó con un espacio de networking que funcionó como usina de contactos y sinergias que continúan más allá de la jornada.